SOY COMO SOY ¿ME HABRÁS DESCUBIERTO?

Posted: 14 June, 2018 in 2018
Tags: , , , ,

INICIO

–Sí, amor. Te acompañaré a las clases de cocina.

FACTORES

A mí que me gusta escribir cuentos, estoy ahora en un salón, con delantal blanco y sombrero de chef bien puesto.

Veinte personas separadas en grupos rodeamos nuestras respectivas ollas bajo el mando de dos maestros.

Pronto removeremos inmaculadas pócimas con la profunda esperanza de que, en algún momento, se transformen en queso.

¡Hocus pocus! ¡Fermentus!

“De acuerdo. Llevaremos el curso juntos”. Me lo había pedido varias veces, hasta que acepté. Ahora mejor me concentro. No quiero pensar en hacer mal las cosas. Observo a mi alrededor. Mesas metálicas. Luces. Paredes blancas. Hornillas. Ollas chicas, grandes, inmensas. ¡Me acorralan!

Y allí, en el fogón candente, todavía en silencio, hierve el agua.

–Sonrían –aparece un muchacho con una cámara. ¡Click!

Paños, espumaderas brillantes, cucharitas con sales y polvos de magia.

¡Abra cadabra! ¡Queso! ¡Pata de cabra! ¡Queso!

¿Podré hacerlo?

 PROCESO

–Todos somos maestros queseros –nos anima la profesora francesa en español fluido–. Cuenta la leyenda que un viejo pastor árabe regresaba a su morada con leche de oveja dentro de una bolsa hecha con tripa de cordero. ¡Después de caminar bajo el sol, al abrirla, voilà!Allí estaba:cuajada, sólida, convertida en queso.

Caramba, este curso sí me gusta, mata tiru, tiru la, la oveja, el pastor, los jardines. ¡Un cuento!

Sigamos. PH. Peso. Concentración. Fermentación. Acidificación. Y ahora nos vienen con física y química. ¡PM! ¡La canción! ¡Este oficio, no me gusta, mata tiru tiru la! Crecimiento de bacterias lácteas. Microrganismos. Lipasas. Materias extrañas. Productos nitrogenados. Y la cocina, que nunca se ha considerado amiga de mis desmañadas manos ni de mi distraída alma, me hace sentir solitaria, en medio de la leche tibia, sin comprender qué pasa, ni alcanzar la orilla.

¡Click!

–La coagulación –continúa el maestro–. Los iones de calcio…

Probeta, lactodensímetro, termómetro, féculas, cloruro de potasio. Acá me pierdo. ¡Auxilio! ¡Confusión! Recién nos estamos conociendo. ¿Para qué le dije “sí, vamos”? ¡Mis cuentos! Ovejas y cabras que corren y saltan a campo traviesa.

AGITACIÓN

–Incorporen el cuajo.

Sabor. Textura. Ácidos volátiles. Olor. Colorantes. Y una vaca se encuentra con un toro hambriento. PH 4,00. PH 5,2. Descomposición de proteínas.

Bato la leche. Lo hago vehemente. Lo hago en silencio.

–Esperen el punto de corte. No revuelvan sus ollas –escucho a lo lejos y perspicaz, me detengo.

¡Espátula calla!

–La de ustedes todavía no empieza a cuajar. ¿La batieron?

El fuego arde angustiado. Se humedecen mis manos. Un cucharón metálico se golpea con el suelo. Yo no sé de esto. Amor, soy como soy. ¿Me habrás descubierto?

Se acerca la maestra. Levanta las cejas. Toma notas en su libreta. Me desconcierto.

–Su leche está perdida. Aprendan con los demás grupos –nos dice.

Drawing 3_Fotor

Y vamos con ellos y cortan sus mezclas. ¡Click! Brujería pura. La leche de otros se pone más dura. Y la nuestra, en la olla, sonríe tranquila.

–Revisen la temperatura. Agreguen sal. ¡Calienten más agua!

Baño María, Ave María, coagula mi leche de noche y de día. Rezo en silencio y no toco nada. Dios te salve, reina mía. Y viene otra foto. Mi corazón palpita con fuerza. Lo miro y me mira. No me dejes sola dulce compañía. ¡Salven el cuajo! ¡Coagula, te ordeno y ya no te rías! Hocus pocus. Mata tiru tiru la.

–Está casi lista dice la profesora–. La pueden cortar. Voilà!

SEPARACIÓN

¡Oh, cuán sabias palabras! ¡Brindemos! El suero por fin separemos.

–Desueren.

–Sí, maestro.

Drawing 5_Fotor

Usen la lira. Vuelvan a mover. Agreguen la sal. Expriman. Moldeen. Que no queden ojos mecánicos. Que sean perfectos. Usen sus paños. Prensen. Volteen. Y yo aquí, sumergida en el grupo, ya no importan los cuentos, ya no importan las letras. ¿Viste mi vida? ¡Qué rápido aprendo! ¡Los cucharones bailan! ¡Las tapas aplauden! Que vivan los quesos, el suero, la leche, el sabor, el aroma a establo, tú, yo y también lo nuestro ¡click! digan cheese. Sonrío feliz.

–¡Se le acabaron los paños al grupo tres! –interrumpe la profesora.

Me sorprendo. ¡Pero si acá tenemos tantos! Acomodo mi queso. Me tomo un segundo para admirarlo. Luce radiante. Terso. Estoy orgullosa. Algún día tendré mi negocio.

Le alcanzo el envase.

–¡Estas toallitas tienen cloro! ¡Son para las manos! Oh, mon Dieu! ¡Le pusiste desinfectante a los quesos!

¡Click! ¡Click! ¡Click!

Yo bajo la vista.

Él guarda silencio.

Mejor tomo un lápiz y escribo mis cuentos.

MADURACIÓN

–¡Vamos! Anímate, amor. Las clases serán de cocina hindú. A ti que te gusta la comida picante… ¡Dios!

 

 

Comments
  1. Gracias Rossana por tus historias………Son muy simpáticas y divertidas!

  2. Anonymous says:

    Gracias Rossana! Ahora puedo gozar comiendo queso sabiendo que es tan complicado de preparar!

  3. Anonymous says:

    Divertido!

  4. Nelson Zuluaica says:

    Ciertamente todas las cosas en esta vida están en íntima relación: Cocinar, decir, escribir, comer, devorar cuentos culinarios… Gracias por los sabores, querida Rossana.

  5. Anonymous says:

    Una historia de la vida real, una historia que una vez más nos hace sentir y a la vez reír. Gracias, cada vez que la leo vuelvo a sentir el olor del cloro, vuelvo a reír y gozar, gracias infinitas por acompañarme en mi locura.

  6. Anonymous says:

    Mejor toma un lápiz y escribe tus cuentos.

GRACIAS POR SU COMENTARIO. PUEDE ESCRIBIRLO Y PRESIONAR "POST COMMENT". NO NECESITA INDICAR SU NOMBRE NI CORREO ELECTRONICO.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s