TENÍA QUE SERLO

Posted: 13 December, 2016 in 2016

imageSin pensarlo, detuve el auto.

Esa era la casa.

¿Debía tocar a la puerta? Cuántas veces había soñado con esa casa y ahora sabía que existía. Que no era parte de mi imaginación.

De madera de pino. Con techo a dos aguas. Construida en medio de la ciudad pero rodeada de árboles inmensos. Parecía metida en un bosque.

Aquellos ventanales cubiertos con cortinas azules, no dejaban entrar la luz del sol.

Se veían tristes los balcones repletos de geranios secos.

Era verano, pero aun así, estaban muertos.

En mis sueños los balcones de la casa cargaban también geranios secos.

De un momento a otro y sin darme cuenta, me encontré a punto de golpear a la puerta. Reaccioné a tiempo y no lo hice, pero justo antes de que pudiera salir de allí, una niña se asomó por la ventana.

Me miró en silencio.

El viento sopló con fuerza trayendo con él recuerdos.

Dos largas trenzas le sujetaban el pelo negro. Así, iguales a las que yo usaba de pequeña. Tantas veces había protestado contra esa forma que tenían de peinarme es que no se te ven los ojos me decía mi madre cada mañana al atarme el pelo antes de llevarme a la escuela. Yo me cubría la cara para no verme en el espejo. ¿Y ese peinado perfecto? me molestaban mis compañeras en clase ¿Tu mamá te lo hizo?

De pronto, la niña se agachó.

¿Buscaría algo? ¿Iría a abrirme la puerta? ¿Le avisaría a sus padres que una mujer desconocida observaba la casa?

Aproveché esos minutos para regresar al auto.

¡El auto! ¡Había desaparecido!

En su lugar, encontré un caballo blanco. Sin amarras.  Sin montura. Con las crines largas y sueltas. Y el olor a campo se hizo más fuerte y la calle era de tierra y de piedras y di la vuelta para mirar la casa con la esperanza de que todo fuera un sueño.

Pero seguía allí.

Y la puerta estaba abierta.

Y la niña de las trenzas parada bajo el dintel con un vestido de gasa celeste y zapatos blancos. Y esos ojos tristes.

Y ese conejo de trapo que abrazaba con fuerza.

¡No podía ser cierto!

Era yo.

La niña de las trenzas largas, ¡era yo!

Tendría ocho años, no más que eso.

Tanto tiempo en mi vida sin querer recordar mi infancia y ahora estaba allí, en la puerta de esa casa, mirándome. ¿Estaría sola? Quizás con Alicia, mi hermana más grande. Me divertía mucho al jugar con ella.

—Ven —me llamó haciéndome con las manos una seña.

Y volví a ver a mi espalda al caballo blanco y el camino de piedras y tierra.

Y miré a la pequeña.

Corrió.

Vino hacía mí.

Debe haber sido que de alguna manera la animé a acercarse o quizás fue ella quien decidió salir.

Dejó caer su conejo y con él, los lazos de sus trenzas se perdieron en el suelo.

Sonrió y juntas nos trepamos al caballo y su cuerpo se hizo mío y sin saber a dónde ir, me dejé llevar a galope, bajo el sol, rodeada de geranios rojos, rosados y celestes, por ese camino que yo no conocía, pero que estaba segura que era bueno.

Tenía que serlo.

 

Lima, 10 de diciembre de 2016

Advertisements
Comments
  1. Ariane Arze says:

    me gustan mucho tus cuentos especialmente este me hace sentir que de vez en cuando hay que mirar atrás y traer esos buenos recuerdos y sacar la energía positiva y seguir adelante, aunque no conozcas el camino que tomes siempre confiar y ser positiva, también siempre ver lo positivo.

    • Rossana Sala says:

      Gracias Ariane! Me alegro mucho que te gusten mis cuentos y más todavía porque eres una niña a quien le gusta leer y pensar. Ya te das cuentas de muchas cosas importantes de la vida. Te felicito!

  2. Anonymous says:

    me encantó! 🙂

GRACIAS POR SU COMENTARIO. PUEDE ESCRIBIRLO Y PRESIONAR "POST COMMENT". NO NECESITA INDICAR SU NOMBRE NI CORREO ELECTRONICO.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s