DESDE ESE DÍA (cuento corto)

Posted: 12 September, 2016 in 2016, DESDE ESE DÍA (setiembre 2016)
Tags: ,

Lo vi correr. Avanzaba por la calle. Iba despavorido.  Era tan pequeño. Bueno, en realidad para mí, el mundo era diminuto. Pero ese niño de pantalones cortos y cabello ensortijado, no solo tenía poco tamaño. Estaba asustado. Tanto, que a pesar de mi estatura, no se intimidó al verme.

—¡Ayúdame! —me pidió levantando la mirada y con los ojos que hablaban más que sus palabras.

¿Estaría tan desesperada la criatura que no se daba cuenta de mi realidad? Si todos me temían, ¿porqué él, no?

Hombres, mujeres, niños, hasta los animales, se hacían a un lado al verme pasar.

Nadie me soportaba.

Mi cabeza rozaba las copas de los árboles más altos de la ciudad.  Por eso, yo no podía quedarme allí. Vivía apartado. De vez en cuando me acercaba al pueblo para observar a la gente. Para dejar de sentirme solo, aunque sea por unos momentos. Trataba de no asustarlos, pero eso, era imposible. —¡Cuidado con el gigante!— se advertían entre ellos y huían.

Pero yo nunca les había hecho nada.

—¡Ayúdame! —volvió a suplicarme el pequeño con la respiración entrecortada.

Lo observé con atención.  No tendría más de ocho años. Transpiraba. Lo levanté. Sentí su miedo. Lo puse en mi espalda y corrí. Corrí llevándolo en mis hombros sin importarme nada.

Escuché gritos detrás de mí:

—¡Detente! ¡Maldito! ¡No te lo lleves!

¿Sería su madre? ¿Sus amigos, acaso?

Tenía que salvarlo.

Avancé con fuerza, con mis pasos largos. Inalcanzables.

No me detuve hasta llegar a la orilla de la laguna. Allí, donde yo vivía. Donde cada mañana, la brisa se encargaba de esparcir el olor de los manzanos que crecían por doquier. Donde no había nadie con quien compararme.

Bajé de mi espalda al pequeño.

Me senté en el piso para quedar casi a su altura. Para mirarlo a los ojos.

Le até los cordones de sus zapatos. Estaban gastados y sucios.

Él, no se asustó.

Me dijo “gracias”.

Secó sus lágrimas.

Y al hacerlo, le vi las manos. Varios cortes transversales las surcaban. Las surcaban en todas las direcciones. Eran cicatrices. Algunas todavía estaban frescas.

—¿Me enseñas a nadar? —sonrió señalándome la inmensa laguna de aguas turquesas.

Se llama Frank y desde ese día, es mi hijo.

 

 

 

Rossana Sala. 10 de setiembre de 2016

GRACIAS POR SU COMENTARIO. PUEDE ESCRIBIRLO Y PRESIONAR "POST COMMENT". NO NECESITA INDICAR SU NOMBRE NI CORREO ELECTRONICO.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s