El tiempo que tarda en ponerse de pie, más que a su generosa longitud, puede atribuirse a un sosegado actuar.  Explica. Escucha. Sin inmutarse, usa las manos que a veces hablan, y se acomoda el cabello hacia atrás.

Su forma de vestir insípida, pálida  y hasta esos zapatos de gamuza castaña que suele usar, se contraponen al sabor colorido de las respuestas que da. Sus letras, palabras, libros, gestos, son el producto de años de esfuerzo que le han enseñado a “mostrar”.

1031._Rossana_recibiendo_certificado.Habla seguro y lo hace con voz firme, quizás melancólica, pues es con la escrita que le apasiona pintar. Y pinta las horas, las horas azules y sonríe muy quedo entre sueños reales y mujeres ballenas y cenizas tristes que vuelan buscando un encuentro casual. Y es con sus ojos, sus ojos marrones, que nos mira entre cejas, esas cejas grandes, que casi se mezclan con su cabello cano, como un tigre blanco, que yo solo espero después de estas líneas, con su silencio, no se quiera vengar.

¡Cinco para las nueve!  Pronto terminará la clase. ¡Qué alivio!

La batalla, será cosa del pasado.

14 de febrero de 2013

Tarea para la clase de Narrativa de Alonso Cuento en la que describo al profesor. Incluyo en la descripción el título de diez de sus novelas (La Hora Azul; Sueños reales; El susurro de la mujer ballena; El vuelo de la ceniza; Encuentro Casual; Miradas Grandes; El tigre blanco; La venganza del silencio; Cinco para las nueve; La batalla del pasado)

GRACIAS POR SU COMENTARIO. PUEDE ESCRIBIRLO Y PRESIONAR "POST COMMENT". NO NECESITA INDICAR SU NOMBRE NI CORREO ELECTRONICO.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s