—¡Todavía no ha empezado la subida! —me gritaron desde lejos.

Unos amigos me habían invitado a formar parte de un grupo de ciclistas de aventura.

Al amanecer,  salimos desde Ocumare del Tuy, un poblado escondido en un valle al sur de Caracas.

Siendo limeña de nacimiento y deportista por entusiasmo, la idea me encantó. El haber hecho spinning  —pensé— me daba la preparación perfecta para el recorrido. Por fin me escaparía de las cuatro paredes del gimnasio. Rodaría  entre verdes matorrales bajo el cielo azul caribeño.

Allí estaba yo, pedaleando tan fuerte como me lo permitían las piernas. Extenuada, seguía al equipo. Sin piedad, me acosaba el sol.

—¡Todavía no ha empezado la subida! ¡Apúrate! —me llamaron desde más lejos.

Avanzaba por bajadas entre vacas que con  ojos sorprendidos me veían pasar. Los pollitos piaban con sus alas abiertas espantados por mi inesperada aparición. Todo bajo control, con esa sensación de libertad y frescura que el viento y el sol saben regalar.

 Entonces, vino la subida: cinco kilómetros cuesta arriba. A los pocos minutos de coraje, decidí dejar de ser fuerte. —Al fin y al cabo soy mujer —pensé. Comencé a caminar y a empujar la bicicleta. Zigzagueaba entre piedras, tierra, sudor, mosquitos, sin sombra, sin nubes. No llovía. Necesitaba que lloviera. Me refrescaba con el agua de mi botella. No era suficiente. De pronto, a lo lejos, vi que los demás hacían lo mismo que yo: iban a pié, al lado de sus bicicletas. A partir de ese momento, no me sentí tan debilucha, aunque sospecho que ellos llevaban sus bicis con más prestancia de lo que yo era capaz.

Por fin nos detuvimos para almorzar. Llegamos a la conclusión de que cada uno de nosotros tenía algo de masoquista. ¿Sería cierto? El paisaje era relajante. Valía la pena estar allí. Podríamos haber ido en camioneta pero ¿acaso hubiera sido lo mismo?

Seguimos la ruta.

— ¡Ten cuidado, ahora viene un camino empinado cuesta abajo! —me advirtieron.

Los miré sobrada. Estaba convencida que con tanto deporte que practicaba, la bajada para mí sería la diversión de un niño en patineta.

Empezamos a descender. En ese momento, como una inspiración divina,  entendí por qué mis amigos se preocupaban tanto de la precisión de los frenos de las bicicletas. Me habían explicado cuándo y cómo frenar, con cuál rueda, posición de brazos. —¡Busca la ruta limpia!— Recordé las advertencias mientras mi cuerpo se zangoloteaba sobre las alborotadas  piedras. —¡Debes entrar y salir de los ríos a toda velocidad! ¡Ten cuidado con las rocas sumergidas en el Río Tuy! ¡Uy! ¡Uy! ¡Uy!— Seguí bajando a pique mientras trataba de aplicar de sopetón todas las indicaciones sobre las bajadas técnicas que iban más allá de mi apacible ser.

En esas inclinaciones abruptas donde los caminos desaparecen, extrañé tanto a mi bicicleta estacionaria. —¡Que el sol, el cielo y sus pájaros y las vacas mironas por siempre se jodan! —proclamé a los vientos. —¡Ocumare del puta mare! ¡Ocumare del puta mare! —maldije para mis adentros y grité para mis afueras repetidas veces sin el menor recato, bajando a todo vuelo y pegando brincos hasta que empezó a llover. No digo más.

Escampó.

Llegué a un edén: mitad tierra y mitad asfalto. Seguí el camino aliviada pero con algunos traqueteos. Todo le sonaba a mi pobre bicicleta, hasta yo.

Me distrajo un sugestivo aviso que ofrecía un “Servicio de la romana”. Me ilusioné al pensar que luego del extenuante recorrido, la merecida recompensa sería un tratamiento especial de relajación brindado por un  romano galante y valeroso salido de la vegetación tuyniana, arreglándose el cabello para no dejar de ser perfecto, mientras le daba reparadores masajes a mi agotado cuerpo. Me decepcioné al enterarme que se trataba de un servicio de balanzas para pesar carga. ¡Qué desperdicio!

Continué el pedaleo con la mente todavía abstraía en mis esperanzas.

Luego de casi seis horas desde la partida, por fin llegamos a nuestro destino: Valle Morín.

Nos refrescamos en un río y mojamos las bicicletas, no obstante un letrero en el que todavía se leía: “Prohibido lavar vehículos bajo pena de multa de mil bolívares o su equivalente en prisión”. ¿Un dólar o cinco minutos tras las rejas?  Corrimos el riesgo.

Pasaron tres o cuatro días hasta que por fin, recuperada de ciertas dolencias de bajo perfil, me trepé sonriente a la bicicleta estacionaria. Volví a soñar.

Comments
  1. Carlos Gambetta says:

    Espectacular narracion , me quede pegado por completo , lindos detalles … felicitaciones …. quiero leer mas historias….

  2. Pelusa Estremadoyro says:

    A pesar de que me habías contado tu aventura hace mucho tiempo – me pareció muy emocionante tu
    escrito. Además parece que estás aplicando las lecciones recibidas por Alonso -Cueto – especialmente lo de
    ‘expresar tus emociones con lisuras – aunque tu mami si moleste’ ;:-)

  3. Rossana Sala says:

    Pintando cuentos viejos…

  4. Boris says:

    Regresando al pasado?

GRACIAS POR SU COMENTARIO. PUEDE ESCRIBIRLO Y PRESIONAR "POST COMMENT". NO NECESITA INDICAR SU NOMBRE NI CORREO ELECTRONICO.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s