La sangre por sus venas tarda en recorrer su humanidad, su ego.  Las palabras de su boca, sin embargo, convencen pronto al que está aquí o allá.

Empezó por los balcones, marcando caminos, flameando pañuelos de paz. Hechizando a quien lo mira. Agachando el oído para mandar.

Ojos negros. Grandes manos. Busca hacerse  respetar. Con un aire majestuoso que al pequeño lo hace más. Orgulloso. Arrogante. También triste. Abruptamente puede cambiar. De copiosa cabellera, no común para su edad. Entusiasta. Sonriente. Encantador, quizás.   Es sencillo y es travieso. Su baile suelen criticar.

Su pensamiento es claro. Sus ideas son históricas. Eléctricas. Retóricas.

Ha crecido. La abundancia lo ha llevado a ser cada día más.

Todos vuelven, dice el canto. El se ha ido. Quizás quiera retornar y al hacerlo piense hallar,  a tanta gente que a brazos abiertos lo espere.  Brazos como los del Cristo. Aquél  que sembró  en un cerro, viendo al mar. Aquél a quien un día sedujo, para  que le infunda el precioso don de orar. Y orar y orar.

Rossana Sala

Lima, 2 de diciembre de 2011  (Escrito para el curso de narrativa de Alonso Cuento. Tarea: descripción de un personaje importante)

GRACIAS POR SU COMENTARIO. PUEDE ESCRIBIRLO Y PRESIONAR "POST COMMENT". NO NECESITA INDICAR SU NOMBRE NI CORREO ELECTRONICO.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s