VIVIENDO A CIEGAS

Posted: 17 October, 2010 in 2010

“Me siento muy contento, fue mi primera carrera nocturna”, declaró el ciego al ser entrevistado luego de llegar feliz a la meta después de 10 kilómetros dejados atrás.

Sucedió hace algunos años, cuando vivía en Caracas. Yo también participé en esa carrera, pero como nunca, llegué tarde a la partida. Sí, a la partida. No me estoy confundiendo. Empecé a trotar e intentar alcanzar a los ancianos, a los niños, a los discapacitados con sus muletas y a aquellos que en sus sillas de ruedas modelo “sprint” picaban aprovechando las bajaditas (“¡Abran paso que voy sin frenos!” alertaban los más osados). En medio de la calle oscura, alumbrada esporádicamente por la luz de los autos, la gente gritaba ordenando que me apure mientras tocaba las bocinas para que les de paso. Otros, más condescendientes, me animaban esperando que así alcance al grupo, me decían que yo podía, que le dé con fuerza, que me mueva! Fue entonces cuando encontré a una señora con su hijo que al parecer habían estado nadando en el mar. Tenían máscaras de buceo puestas y llevaban las aletas en sus manos. Yo había llegado tarde a la carrera porque regresaba de la playa. “Brillante” – pensé – “ellos se vinieron directo y por eso llegaron a tiempo”.

Seguí avanzando. Pasé a un agotado payaso que, producto de la transpiración, empezaba a sentir desparramada la pintura de sus ojos, nariz, boca, por el resto de su cuerpo. Adelanté a una novia, que en realidad ahora dudo si se encontraba corriendo casualmente por allí, como “fugándose” de algo, mirando de vez en cuando hacia atrás, o si se había inscrito en la carrera. ¡Es que avanzaba tan agitada la pobre! Casi podía oírle su corazón latir. A los pocos minutos me encontré con un elegante y viejo zorro que, por su premura y mirada, estoy segura venía maquinando alguna artimaña para capturar con astucia alguna inocente presa. Luego hablé con Superman y le pregunté de qué se trataba todo este zaperoco. Me explicó tímidamente,  ya en ese momento transformado en Clark Kent, que era una carrera nocturna de disfraces. Por mi cara de sorpresa debe haber pensado que yo venía disfrazada de Lois Lane y acababa de descubrir sus poderes secretos. Luego vi al ciego. “Qué buen disfraz”, pensé. Trotaba guiado por otro corredor, su lazarillo, que avanzaba delante de él, ambos unidos por el mismo bastón llevado en forma horizontal.

Así seguí corriendo hasta llegar a la meta. Allí, la gente feliz y cansada, bebía agua, comía fruta, explicaba al detalle y con orgullo cada uno de sus dolores. Los reporteros de la televisión buscaban a los corredores disfrazados más pintorescos y originales entrevistando también al supuesto invidente. “Me siento muy contento, fue mi primera carrera nocturna”, contestó feliz, sonriente e irónicamente el ciego, que en realidad físicamente lo era. Pero que no necesitaba de ningún disfraz, que confiaba ciegamente en su amigo, que estaba seguro de la felicidad, que no tenía miedo, que sabía lo que quería y cómo alcanzarlo, cómo llegar, que no conocía lo que era titubear. Que era capaz de correr por las calles sin saber si era de noche o de día, avanzar por la vida, bromear de sí mismo, alcanzar sus metas sin antifaces, sin querernos dar una lección, pero haciéndolo paso a paso y sin poderlo notar. Hasta hoy lo recuerdo. Y yo que me preocupo por tropezarme y doblarme un tobillo si corro de noche en la carrera de Nike!

Escrito hoy, 16 de octubre de 2010, en Lima, esperando no llegar tarde a la partida y poder ver la meta. Las metas.

Comments
  1. Rossana Sala says:

    Expresas bien una realidad como tantas otras que existen a nuestro lado y que son marginadas y apartadas socialmente por diferentes. La manera de transcribir el relato es abierta y contundente la aceptación. La discapacidad solo esta en la mente.

  2. Rossana Sala says:

    Fuerte lo tuyo, el llevaba en su cuerpo uno de los disfraces más dolorsosde la vida, la falta de luz en sus ojos, pero no le impidió para presentarse un ejemplo de vida. muy bueno
    Un saludo

  3. Rossana Sala says:

    Hola, Rossana! Has escrito un relato muy gracioso. Me gustó. Saludos.

  4. CARLOS says:

    Te felicito Rossana, eres increible!!. Primera vez que visito tu blog, gracias por pasarme el dato. Eres divertidissima, sigue asi.
    Muchas felicidades.

  5. Yolanda Sala says:

    mas vale tarde que nunca

    que lindo que tengas el amor a las letras! ya somos 4 Sala que tenemos esa aficion (o vicio, o compulsion)🙂

    Me gusto el tema, el humor fino, el estilo y me atrajo sobre todo porque es un tema del que se muy poco porque no soy deportista

    estamos siguiendo un taller de literatura (con Mariella Sala y Mari Sala) y aprendemos algunos trucos o tecnicas para mejorar nuestros estilos

    en ese sentido me permito sugerirte algunos cambios,

    lo piensas presentar a algun concurso?

    un abrazo

    yolanda sala baez

  6. Emilio says:

    Que buen cuento Rossana !!! Espero siempre llegar a la meta…. o por lo menos verla.

  7. ALi Calvi says:

    hola Rossanita como estas espero que feliz por de nuevo al parecer ingresar en el mas bello mundo de las letras Te Felicito, es muy comprometedor…
    o sea te amarra a que lo quieras seguir leyendo un abrazo tu AMigo Ali Salam alykum.

  8. Empieza con intriga de que se trata, pero cuando lo terminas te transmite el mensaje.
    Que en la vida los obstaculos se pueden superar…
    Saludos
    Elias

  9. Michael says:

    Una leccion importante, como para dejar de preocuparnos tanto por las cosas que no son importantes en la vida. Gracias nuevamente Rossana por compartir tus lineas con nosotros.

  10. Jose Antonio says:

    Rossana, que bueno que regresaste a las lineas, no dejes de escribir, expresate y corre,
    corre mucho! que en el camino vas llegando a nuevas metas.

    Cuidate y saludos,

    Jose

  11. Enrique Dibos says:

    Muy bonito cuento mi querida Rossana, la verdad es que has hecho una paradoja de lo que es la vida a grandes rasgos… La VIDA!!! es así una carrera de disfraces en la que todos aparentan ser lo que no son, excepto, las personas que si la gozan porque son auténticos…
    Gracias y lindo tu cuento..
    Enrique

  12. Nestor Vega says:

    Muy divertido, sigue alegrandonos con tus anecdotas y suerte en la 10K de Nike

  13. Pelusa says:

    Rossana: Me acuerdo cuando te pasó lo que cuentas. Me lo contaste y lo hiciste a la broma. Ahora veo que con el tiempo eres capaz de sacar un cuento divertido y a la vez con una
    enseñanza de vida profunda. Felicitaciones!

  14. Paula Sicard says:

    Como siempre Rossana, excelentemente escrito, profundo y divertido a la vez…

    Gracias por compartirlo.

    Chapeau!!

GRACIAS POR SU COMENTARIO. PUEDE ESCRIBIRLO Y PRESIONAR "POST COMMENT". NO NECESITA INDICAR SU NOMBRE NI CORREO ELECTRONICO.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s