Pata Cala

Posted: 6 October, 2009 in 2009

Ayer, le contesté a una amiga, que me preguntó cómo me iba, que la verdad no quisiera que ella estuviera en mis zapatos. Que en realidad a nadie le gustaría por ahora, estar en mis zapatos, que tanto es así que ni a mí. Y que por eso, desde hace unos días ya ni los uso. Que ando descalza, así, “pata cala”, a “pie pelao”.
Pero bueno, esta pata cala, sigue y sigue por la vida.

El último fin de semana me invitaron a navegar en un velero y me relajé…las olas, el frio, la brisa, las copas de vino. No sobraba ni faltaba nada…hasta el sol nos regaló unos cuantos rayitos que últimamente los tiene bien racionados para casos de emergencia y la notó.

El departamento donde vivo lo acomodo poco a poco. Solucioné a tiempo mi problema de falta de aire. Cada media noche era un fastidio levantarme a inflar algo más mi colchoneta gay. Pierde y pierde el aire. No entiendo porqué la válvula no funciona. Debe ser por mi extenuante peso, o el de mis ideas, que se venía abajo. Ahora la he guardado y tengo un colchón modelo ¨sensaciones¨. Y no lo llamo así por algún síndrome de esperanza adormecida. Fue seguro un publicista imaginario el que decidió que con ese nombre venderían más el producto y quizás lo hagan.

Pero el tiempo no se detiene. Tanto que, para mi alegría, encontré una de las maletas que no llegué a llevar a Texas pero que traje de Caracas. (Sí, ya sé, esta mujer ni terminó de ir para un lado y ya regresa de otro, pero a veces es mejor así. Lo digo yo, que soy la única que estaba en mis zapatos.) La abrí apurada. Entre recuerdos con valor solo sentimental, encontré mi reloj despertador. Ese que cada madrugada me empujaba de la cama para ir a trotar al parque. Lo increíble de todo, es que sigue trabajando. No se ha detenido. Bueno, también que flojeó una buenas horas sin tener que despertar a nadie y debo reconocer que, hoy por hoy, ha perdido su poder de convencimiento porque con este frio son pocas las mañanas que me atrevo a ir a montar la bici.

Si ese reloj avanza (como hasta el espejo lo confirma), si ese velero sigue (con la salada brisa marina), si hasta el sol llega a brillar (aunque sea por destellos), si esa cama ya no duele (sensaciones, sensaciones, por lo del modelo digo), entonces es obvio que yo, debo seguir haciendo tic tac por esta vida.

Me recomendaron para ello la técnica del clavo…esa de que uno saca al otro. Pero eso sí, nada de pata cala. De hoy hacia adelante me pongo zapatos de tacón bien alto y veo la vida desde otras perspectivas: rumbera, laboral, sentimental, deportista…siempre con buenas suelas en los zapatos y también sonrisas.

Tic Tac Tic Tac…en Lima el 6 de octubre del 2009

GRACIAS POR SU COMENTARIO. PUEDE ESCRIBIRLO Y PRESIONAR "POST COMMENT". NO NECESITA INDICAR SU NOMBRE NI CORREO ELECTRONICO.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s