ZUMBADOS

Posted: 4 July, 2009 in 2009

Confieso que he estado ensayando. Tengo que poder con la zumba. He seguido con las clases para llevar el compás…del baile, de la vida. No son sencillos.

Se puede practicar bailar. No se puede practicar vivir. Se vive y listo.

Me levanto del suelo. No me quiero caer de nuevo. Me paro sin equilibrio, pero me paro.

Así como me compré los zapatos de spinning, que dicen son mejores para la bicicleta, me compré zapatillas de zumba. ¿Y dónde venden el calzado para la vida? Zapatos de vida. ¡Mi vida, quiero esos zapatos! ¿Habrá algún modelillo que venga con ritmo?

Gasolina:
Y acá otra vez distraída estoy en media clase de baile. ¡Cómo se me puede ir la mente, escapándose de la pista y luego vuelve el regetón y me olvido de todo y veo a tanta gente zumbando y flotando, dejando atrás de cada paso la vida movida para aflojarla un poco, salga como salga, venga como venga, levantando los brazos para darle la bienvenida! “¡Dame más gasolina! ¡A ella le gusta la gasolina!”

La puerta:
He decidido pararme frente a una puerta. No para escaparme, aunque tiene un letrero bastante tentador que dice que puede usarse en caso de emergencia y a veces la tengo. ¿Pero acaso la vida debe tener una puerta de escape? Tampoco el baile. En realidad uso la puerta porque no tiene espejo. Buen truco. Ya no importa si llevo o no el ritmo y creo que desde que no me importa bailo mejor. Y si no lo hago, tampoco me interesa. Bailo con mi pañuelo de Shakira a la cadera lleno de moneditas arabescas y ruidosas y punto. “¡Encontré ojos así como los que tienes tú!”

La ola:
Ahora puedo seguir al grupo sin que se me venga encima. La ola me lleva pero no me hunde. En realidad creo que lo único que hago mejor son las pataditas. Con los brazos todavía no voy bien. Chapoteo. Y claro… tengo zapatos de baile…pero para los brazos no venden nada. ¡Ay, cuidado señora, mejor ni se me acerque mucho! Casi le doy un feroz maracaso a esa pobre mujer. “Y dale maraca y maraca y dale maraca y maraca…y hay más…!” “¿Qué hiciste abusadora? ¿Qué hiciste abusadora?….abusadora….!”

El ventilador:
¡Señor, usted hoy se me arrima o lo piso! El baile es baile. El cuento del ventilador servirá de letra para alguna airosa canción, pero no me venga usted a mí con esa salsa. Lo miro con cara seria y profesional al amigo y éste se va pegando brincos hacia otra esquina. El baile del canguro, seguro. “La vaca, la misma vaca, muuuu! La vaca, la misma vaca…!”

La fuerza:
He decidido vestirme, calzar y hacer palmas como el séquito danzante. “Bate que bate el chocolate….mayonesa….me he encontrado bailando sola… No sé ni cómo me llamo, ni dónde vivo….. ni me interesa!”
Ni zumbados ni zumbidos, nada me va a dejar abajo, ni atrás ni a los costados. “Mueve la barriguita…así, así, así, con el ombliguito afuera, hay mira qué bonito..!

Luego de una hora de rumba, Magda la profesora, feliz y poderosa termina su clase, impartiendo una sonrisa, una sonrisa Magda.

Y yo ni me miro al espejo…pues se me vendría la horda encima, con zumbidos y otros ruidos y terminaría adolorida con el baile del moretón. Ese ritmo es otro ritmo y termina esta canción.
Rossana Sala, en San Antonio, Texas, hoy 4 de julio. God Bless America.

GRACIAS POR SU COMENTARIO. PUEDE ESCRIBIRLO Y PRESIONAR "POST COMMENT". NO NECESITA INDICAR SU NOMBRE NI CORREO ELECTRONICO.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s